¿POR QUÉ RUTA TE DECIDES?. Por Miguel-A. Cibrián, paciente de Ataxia de Friedreich.

La Compañía Aérea Australiana tiene un contrato firmado con una empresa turística que ofrece vacaciones ecológicas en el interior del país, en un lugar llamado Grostonville. Es una zona desértica donde en cuanto a instalaciones aeroportuarias únicamente hay una pequeña pista de aterrizaje. El contrato consiste en que cada dos semanas tienen que efectuar un vuelo desde Sydney para llevar a los nuevos turistas y reintegrar a la ciudad a los que ya han cumplido su periodo de vacaciones en la colonia.

Grostonville está situada a 1150 kilómetros al noroeste de Sydney. El avión que realiza esta clase de vuelos tiene la velocidad de 600 kilómetros por hora cuando existe viento en calma y tiene un depósito de combustible para 4 horas de vuelo. Cada vez que hacen esa recorrido, el avión regresa a Sydney con el depósito de combustible casi vacío, pues en Gostonville no hay posibilidades de repostar, con lo cual ha de hacer ida y vuelta con el combustible cargado en Sydney.

Hoy tocaba realizar un viaje a Grostonville. Cuando ya estaba todo dispuesto para partir, el piloto entró en la oficina del Director del aeropuerto y dijo:

- Señor Director, temo por la cantidad de combustible del aparato: El parte meteorológico indica que tenemos un viento noroeste de 40 Kilómetros por hora.

- Bien, suspenderemos el viaje hasta mañana.

- Es inútil, Señor Director. El parte meteorológico anuncia que el viento no cambiará de dirección ni de intensidad al menos en una semana.

- Veamos -expuso el Director del aeropuerto-, aparte de poder continuar utilizando la ruta de costumbre, como posibilidad primera, existen otras dos posibilidades. La segunda sería desviar el viaje de ida hacia el aeropuerto de Brisbanen donde podríamos repostar sin dificultades. El problema es que, además de una parada, añadiríamos 900 kilómetros a la ruta de ida, resultando una verdadera incomodidad para los pasajeros. La tercera posibilidad sería aterrizar para repostar en la base militar de Hastontom, 800 kilómetros al norte de aquí, para, luego, haciendo un ángulo casi recto, volar hacía el oeste. Esta ruta sería batante más corta que la anterior. La dificultad radica en que la base de Hastomtom fue diseñada para aviones militares y tiene una pista de aterrizaje bastante corta para esta clase de aviones, aunque podríamos utilizarla en casos de emergencia. Tendremos que estudiar las tres posibles rutas.

- Señor Director, solamente disponemos de un minuto -dijo el piloto-. Los pasajeros ya están en el avión con los cinturones abrochados y dispuestos para el despegue.

Estoy obligado a dedicar este juego al ex-piloto [en serio] del grupo:

- "Compadre" Darío, ¡va por usted!. Permítame que no me quite la montera, porque a lo mejor me acatarro :-D .

Para ir a la página de soluciones a los pasatiempos hacer <click aquí> y buscar en soluciones a "¿Por qué ruta te decides?".