Por Bartolome Poza Expósito,
paciente de Ataxia de Friedreich




Volver a la portada de "Sentimientos de una vida".